Las mamografías son radiografías de las mamas realizadas en privado por una tecnóloga especialmente capacitada.

Una mamografía de detección consta de cuatro imágenes (dos de cada seno) que buscan cáncer oculto en mujeres que están sanas (sin síntomas) y nunca han tenido cáncer de seno. Con esta maravillosa arma se puede detectar el cáncer de mama temprano, cuando es pequeño e incluso antes de que se pueda palpar un bulto.

Para realizarse se para frente a una máquina de rayos X especial. Un técnico colocará tu seno en una placa de plástico. Otro plato presionará firmemente el seno desde arriba. Las placas aplanarán el seno, manteniéndolo quieto mientras se toma la radiografía. Solo se sentirás algo de presión.

Los pasos se repiten para hacer una vista lateral del seno. Y el paso se repetirá por seno.

Hay dos tipos de mamografías:

Mamografías de detección

Una mamografía de detección se usa para buscar signos de cáncer de mama.

Mamografías de diagnóstico

Las mamografías también se pueden usar para observar el seno de una mujer si tiene síntomas en los senos o si se observa un cambio en una mamografía de detección.

Consejos para hacerte una mamografía:

Evitar hacer la mamografía la semana anterior al período o durante el período. Ya que puede haber alteraciones hormonales.

El día de su mamografía, no uses desodorante, perfume o talco. Estos productos pueden aparecer como manchas blancas en la radiografía.

Usa ropa cómoda, recuerda que tendrás que desvestirte de la cintura para arriba.

Para más informes no dudes en llamar al Dr. Mario Alfonso Lugo Nevárez.